viernes, julio 02, 2010

mudanzas

en el centro de mí
no hay víboras ni murciélagos
ni inmensos panales de furiosas avispas
sé que si buscan bien
encontraran flores rojas
un pedazo de cielo de La Paz
un reguero de palabras, o una poesía
las ganas de amar intactas
nunca se han ido
sé perfectamente
que si apartan la mala hierba
los falsos diagnósticos
los relatos de otras eras que nunca existieron
escucharan mis sueños
como una melodía interminable
y reconocerán el aroma a yodo del mar
solo les pido amablemente
que si entre la ropa sucia
las fotos de la cara que tiene el miedo
las voces que susurran en lenguas
que nunca se han inventado
encuentran
una carta perfumada, una buena causa en el graffitti
de alguna de mis paredes
alguna vieja noticia alegre
en algun diario viejo y amarillo
en fin todas esas cosas, que les recuerden a mí
me lo guarden y me lo traigan
si es que eso es posible
atentamente
(yo).
Se produjo un error en este gadget.