lunes, diciembre 22, 2008

lapsus

yo vivi en un tiempo mejor
fue breve
fue un lapsus
tan efimero como un sueño
verde como un jardin
sedoso como un durazno

un segundo de tu mano
un segundo y después
estaba cayendo
caia con la prisa
de una estampida
con la rabia de una avalancha
y habia solo sombras
luego con la levedad
de una hoja de papel en el viento
con parsimonia balanceandome
paladeando el momento del impacto
queria un final
lo mas tragico posible
solo un dolor epico
justifica una palabra
que ponga fin al silencio

yo vivi en un tiempo mejor
pero no solo una vez sino varias
todavía vuelvo a veces
es un lapsus
un breve momento tan breve
como un cigarro encendido
como un chasquido de dedos
o un sueño
o como estar despierto

miércoles, diciembre 17, 2008

catarsis

cuando se hayan ido
todas las luces de la sala
y una sombra me bese despacio
la nuca
y todo repose en una calma de piedra
de mármol
de agua pura
voy a escribir
con el ultimo aliento
estas palabras azules

a s
f i x i a
d a s

silencio

que es demasiado perfecto para ser
una respiración contenida
mejor hablar, escribir
hasta que el mundo nazca de nuevo
y aprender a pensar
lo que antaño sabía
con cada fibra de mi cuerpo
mentir
la única manera posible de decir la verdad
escribir
para callar todas las voces
este coro griego, este teatro de sombras
no dejarles más interpretar
su propia versión del silencio
palabras como pájaros negros
como velas
escribir para respirar más hondo
cada palabra es un suspiro
con cada silencio, contener el aire
mentir más fuerte

domingo, octubre 19, 2008

debajo de la palabra

como un lobo hambriento
en un bosque inabarcable
perdido
escapando de nadie
solo para no estar quieto
en la boca el agrio sabor
a sangre
de otra jornada de cacería
el olor almizclado de dos cuerpos
que yacen en la tierra
quietos

soy vertical
vertiginoso movimiento
voraz vorágine de brazos
y piernas entrelazadas
como una daga que se clava en la noche
y revuelve en sus entrañas
buscando un corazón

bajo una luna enferma
que se tapa la cara para no mirar
el asco las risas el miedo
algo se oculta, algo asecha
algo siniestro gira y me enseña
su rostro de araña
la única huida real
es la que comienza una vez
y ya nunca termina
una persecución agotadora
tan larga como la vida de un animal
tan breve como su muerte

miércoles, octubre 08, 2008

Ophidia

vuelve
como la sangre que regresa
al cuerpo de un muerto
al cabo de una era
se arrastra por debajo
en círculos lentos y pegajosos
tiene piel de cobra
áspera
escamosa
sus ojos blancos de rabia
es inaprensible
como un montón de fragmentos
filosos
un torrente de palabras
como agujas
su mera presencia subrepticia
late
ella es ese dolor que se aferra
hinca sus dientes
y sigue
se esconde detrás de cada frase
es como el beso amargo en la boca
de una medusa
que nunca se termina
permanece inmutable
sin piedad
y al cabo se vá
se vá con la noche y con mi muerte
se vá pero se queda
como un perfume negro
impregnado en la poesía
su rancia efervescencia
supurando cada verso

jueves, septiembre 04, 2008

jardín de los hambirentos

"Me vi a mí misma sentada en la bifurcación de ese árbol de higos, muriéndome de hambre sólo porque no podía decidir cuál de los higos escoger. Quería todos y cada uno de ellos, pero elegir uno significaba perder el resto, y, mientras yo estaba ahí sentada, incapaz de decidirme, los higos empezaron a arrugarse y a tornarse negros y, uno por uno, cayeron al suelo, a mis pies."
(Esther, "La campana de cristal")


Esther, como una bailarina de porcelana en una cajita de música Su reflejo se repite ad infinitum. Su encierro esta hecho de cosas intangibles, está hecho de palabras que cortan como vidrio, de preguntas sin respuesta. Su encierro es tan antigüo y misterioso como una leyenda. El dilema del arbol de higos es esa leyenda originaria. En una época que ya nadie recuerda, un arbol santo, originario se erguía con voluptuosa magestuosidad ante sus ojos, con sus frutos dorados y refulgientes al alcance de la mano. Cada breva dulce como una gota de miel encerraba un misterio único e irrepetible. Cada elección era una resignación, una puerta que se cerraba brutalmente dejandola a ella del otro lado, una pregunta que la volverá loca durante el resto de su vida
¿Se puede estar en dos lugares distintos al tiempo? ¿Se puede estar en dos tiempos distintos pero en el mismo lugar? Escribir es partirse infinitamente, intentar abrazarlo todo. Escribir es la respuesta a una pregunta que nadie se ha hecho ¿Se puede tener algo sin tenerlo? ¿Se puede no tener algo aun teniendolo?

Esther espera. Toda su vida es aquel instante que se repite. Ella sentada, al pie de un árbol de higos sin saber que hacer. Nada hay que recuerde antes, demasiados caminos para un posible-imposible después. Siente, una serpiente recorriendo minuciosamente sus entrañas. Su mente atascada en el reflejo azul refulgiente de un cristal, en el sonido sordo de una campana que anuncia quien sabe que oscuros presagios. Mientras las dulces, dulcicismas brevas caen y se pudren ante sus ojos, y todo el valle incandecente se infesta de hormigas y abispas y gusanos negros y toda clase de alimañas siniestras que surgen
para devorarlo todo

Como un animal ingenüo y pequeño que ha caído en la trampa de un oscuro cazador. Esther ha caído en la trampa. Los frutos de éste arbol nunca podrán alimentarla. Quizás algun dia despierte y se abalance sobre ellos como una fiera hambrienta por siglos. Uno por uno los probará a todos, y verá como es que que son como una bolsa de agua. Comerá hasta volverse loca de hambre, y entonces ya no habrá mas higos a su alrededor. En su recuerdo los sabrá deliciosos, dulcisimos, pero será solo un recuerdo de algo que nunca ocurrió, como el pasado originario de un pueblo. Los higos de aquel árbol sin sabor, calman la sed, mas hacen crecer al hambre con cada mordida. Y aunque una tras otra devorara su magra carne y losarrojara al suelo, en un acto de erógena putrefacción, no habría fruto alguno que la satisfaga . Como todo animal que llega a este mundo, para desvanecerse de hambre, Ésta podrá ser su primer noche de cacería. Pero no será la última y en ninguna habrá mas luz yen ninguna dejará de sentir miedo.

Y cada higo es un un arbol posible esperando crecer, cada arbol monstruoso, otros miles de higos, de arboles, posibles-imposibles.Pero ningún higo, ningún árbol será el suyo
¿Que nos queda Esther? Hacer el sacrificio de los pobres y los exhiliados, seguir a pesar del hambre, a pesar del frío, a pesar de la soledad que es la única manera de seguir cuando se ha comprendido. Somos Esther como una manada de animales perdidos, en busca de un territorio que no existe. La campana de cristal es tan ancha comoel tiempo y tan alta como el cielo, y no se quiebra aunque te sangres las manos, la garganta, no se quiebra, simplemente no se quiebra. Escribir, escribir es lo que queda, porque las palabras, son una dulzura que se mastica siempre y no se traga, un fruto mas real que cualquier otro, el único alimento en este mundo acampanado que al menos no hace crecer al hambre.

Un arbol dorado enfrascado en una campana de cristal. Una bailarina de porcelana al pie de un arbol enigmatico, una existencia atapada en una prisión tan frágil y a la vez tan podersa. Montones de higos, comer no tiene sentido para los muñecos que habitan una caja de musica. La soledad Esther, es un sueño que no se aleja con el despertar. No es la ausencia temporal de alguien. Es la presencia constante de nadie.

miércoles, agosto 06, 2008

blue train

es como la marcha de un tren a medianoche
un incisivo y oscilante
bemol menor
que se arrastra por el cuarto lentamente
desangrandose

es como una luna
lechosa y púrpura
en el cielo de una madrugada
que no amanece nunca
como las luces de una ciudad intermitente
y vacía
como el eco de una trompeta
que resuena bajo la lluvia

es como un sombrero mutilado
un abrigo sin cuerpos para abrigar
un montón de artefactos desconocidos
una mesa puesta para nadie
dos tasas desiertas enfríandose
el mantel perfectamente liso
y en la mesa no hay nadie
ni de un lado
ni del otro

hasta la otra orilla de la noche
se estiran los pliegues
de esta palida armonia
cantan las sombras
de labios amoratados que nadie besa
cantan y se mezclan sus versiones
todo lo que como la piedra
se rebela y se mueve
se agita en secreto
no aprende a callar

viernes, julio 04, 2008

carnavalito

I

Viajar, yo solo quería viajar.
por la ventana del tren
ver al sol
desparramarse
con su roja y mortecina lejanía,
hasta los márgenes del mapa
alguna tierra virgen
en la que solo se oiga al viento
con las uñas sacarme el corazón del pecho
dejarlo allá
latiendo para nadie

II

había trazado la ruta
llevaba brújulas
sogas, trapos y cuchillos
y una máscara con una sonrisa ebria de cartón
lista para envejecer por mí.

todo transcurría en un principio
como en un poema:
de verso en verso, de ciudad en ciudad
rimaban las calles y los paisajes
con una melodía dulce, pero sospechosa
nunca el destino puede tener
la sutileza de una poesia.


el estrépito del carnaval me arrastró
como un río poderoso
y yo me dejé llevar
entre mascaras y guirnaldas,
flores púrpura, entejuelas y espejos
una y otra vez llegué bailando
luego partí, con el alma en un pañuelo
y tarareando bajito

III

hasta que en un pueblo que no recuerdo
se fueron todas las luces
la música se apago de repente
solo se oían tambores
un sonido opaco como la lluvia
el carnaval se destiñó
escurrieron el rojo y el malva
y las máscaras cambiaron su rostro
pero los cuerpos siguieron bailando
enajenados bajo el chaparrón
como títeres, como sombras

De repente se esfumaron
las casas amarillas y rojas
las calles de piedra, las plazas bulliciosas
todas envueltas en un mismo instante
el silencio cortaba
como el filo de una cimitarra.
solo la luná brilló pálida sobre mí
silueta rota
tocando la guitarra en el desierto

IV

Callé
quería escuchar mejor el silencio
encontrar el resquicio por donde romperlo con más fuerza
había partido en busca de nuevos nombres
y así dejé de nombrarme
de nombrar a todas las cosas, los paisajes, las personas.
Me encontré de repente solo
en una peña despoblada
y repleta de animales desconocidos
y Yo
yo ya no tengo nombre y solo soy,
"yo”
un pronombre
ser en blanco sin conciencia ni remordimientos
intentando escribir
viajes que no recuerdo
ciudades que ya no existen
carnavales cubiertos de ceniza

Rostros sin rastro
que pasaron como carteles
ruinas que siempre fueron ruinas
cementerios abandonados
como la tierna pesadilla de un niño
un sueño dulzón y pringoso, podrido.
mi mundo
tan amplio como una servilleta de papel plegada
como un circulo de migas de pan,
un rastro de miguitas que sigo y sigo y sigo y sigo y
nunca desemboca
claustrofóbico detrás de las fronteras
de este gigantesco y frío país
inmovil
como una palabra tragantada
entre las estrofas de una canción
cada vez más igual.

jueves, junio 19, 2008

singing in the rain

tomá
reí
saltá
corré
que ahora te toca a vos
ahora me toca a mí
que el tiempo
se ha muerto en este lugar
y después
que importa del después
si el tiempo ya murió y no hay
antes, ahora, después
si toda mi vida es el ayer que me detiene en el pasado
todas estas siluetas delgadas
con sus velos negros tapandoles el rostro
con sus capas violeta tapandoles el rastro
jóvenes viudas de luto
y a nosotros
viajantes extranjeros
exhiliados de ningún país
nadie se molestó
en invitarnos al entierro

levantá los brazos
por un instante eterno
sentí
con la punta de los dedos
con la punta de la lengua
el aire congelado
como el aliento de un cristal
después dejalo abofetearte
y en una de esas
paf
despertamos en el mundo
que alrededor nuestro hay
otro todo turquesa y blanco
corazón de amatista
viento acuoso oxigenado
impregnado de sal
mancha nuestros parpados
nuestras lenguas
el lenguaje
lo impregna todo
hasta el cielo mismo
nubes de espuma salada
lluvia de sal que cae
sobre heridas que no cierran
que nunca empezó
y no se sabe cuando
dejará algún día de caer

viernes, junio 13, 2008

vértigo

sigiloso pero irrefutable
ya está en marcha el mecanismo
un paso adelante
-dos atrás-
otro paso
-vuelvo dos-
hasta aquel paso en falso
tan temido, tan deseado
el filo de todos los metales posibles
cada movimiento
sujeto al más fino cálculo
una sólida estrategia de ajedrez
al servicio de la derrota
y en el final saborear la muerte
cantar hasta que se quiebren todas las ventanas
cerrar los ojos
quedarme quieto


quiero arrancarme los dientes
uno a uno con estas manos
desnudas
chorreando sangre y saliva
como un bebé que no quiere nacer
rehacerme
diente por diente
palabra
por
palabra
y que duela
nacer, escribir
que hasta éste
eco del eco de otro eco
vale mas que todas sus voces
gastadas como piedras


en lo mas profundo de este
pozo de obsidiana
de pupilas de murcielago
me despellejo
como una serpiente
ninguna piel
crece
en mí
solo resignación
asco
mas que tautología, paradoja del lenguaje
germen en todo lo que es
todo lo va quemando

de adentro hacia afuera
de azul oxgineado a rojo incandecente
el mismo rudimentario mecanismo
que ya está en marcha
-unodealantedosatras-
y unaboca
cada vez menos mí boca
mueca vacilante rotunda rutilante oscura se retuerce
surge y vocifera
palabras que no reconozco
que me aprietan la garganta
como espejos que me niegan

martes, junio 03, 2008

tertulia

tertulia

escribir
verbo que no puede ser conjugado al pasar
que debe hacerse carne para ser verbo
dicho así a la ligera es un infinitivo tan poco creíble
como un barco naufragando en un plato de sopa
conjugación ausente
que se oculta debajo de cada palabra
hoy y siempre
escribir no es
está siendo
dejando de ser
volviendo a ser
nunca lo mismo
siempre otra cosa
bálsamo de agua helada sobre la ansiedad
fuego que quema la piel como kerosén hirviendo
un exilio largamente premeditado
hacia un país inmaterial
una tierra sin vecinos ni fronteras
un lugar donde siempre llueve
donde nunca llueve
depende a que hora sé lo visite
allí impera una paz de hierro
un silencio que no es el mutismo de toda voz
sino su ausencia lisa y llana
la única consecuencia posible
una vez exterminado lo real
palabras solo palabras
sin boca que las pronuncie
no resuenan
por mas que vibren hasta desintegrarse
las cuerdas de mil gargantas
no existe el sonido
allí donde no hay
ni un misero tambor
que lo ponga en marcha
mundo gris
pelicula muda
personitas muy educadas
con sus sombreros de copa y sus vestidos largos
tomando el té a todas horas
discutiendo entre ademanes
una y mil partes de mí
dicendome y contradiciendome
sin mí consentimiento
y yo me siento tan solo
como un dios infantil
al que niegan sus criaturas de juguete
en aquel parque
con sus arboles desnudos
sus estanques y sus peces de papel
este verse las manos
-el reverso y la palma-
en un gris de fotografia
esta nieve que cae
delicadamente sobre la hierba
como una lluvia de polvo al abrir la bolsa de una aspiradora
escribir
verbo que no puede ser dicho así nomas
que no puede no debe
ser mas que un juego
una ficción plagada de contradicciones
un fluir de mí (in)conciencia
tan lejano como sea posible
todo lo que diga
gritando hasta quedarme sordo con mi propia voz
no podrá ser utilizado
ni en mi contra
ni a mi favor
se queda acá
entre yo
y yo
en este jardín decadente
en esta burbuja de plástico
palabras sobre el papel
de brazos cruzados esperando una respuesta
que por definición no puede no debe llegar
nunca
contestandóse a sí mismas
relamiendose estupidas, satisfechas
bajo un sol que no termina de ponerse nunca
tomando el té a grandes sorbos
bien calladas
y muy contentas

domingo, abril 06, 2008

dónde pongo lo hallado

“¿Dónde pongo lo hallado?
En las calles, los libros
La noche, los rostros,
en los que he buscado"
Silvio Rodríguez

donde pongo lo hallado
hay:
un amontonamiento de cajas y botellas
vacías
no guardan nada pero se quedan así
vacías
estorbando
ocupando mí espacio
y no hay:
espacio

donde pongo lo hallado
no hay:
ni una pálida luz
que se filtre por entre las hendijas
debajo de puertas y ventanas
sí hay:
un enjambre de sombras anónimas
susurrantes
que van y vienen al paso
por entre largos y oscuros pasillos
sus rostros decrépitos
fuman, se sonríen, me miran de reojo
pero su risa no contagia
me dá asco tristeza miedo
todo
menos risa

donde pongo lo hallado
hay:
un pedregal filoso
reseco
justo donde alguna vez hubo un río
y no hay:
ni huellas ni rastros
que me recuerden, hasta acá hice camino
todo permanece intacto
solo el viento se anima y se mueve
imposible imaginar una tormenta
si nunca se ha visto llover

donde pongo lo hallado
no hay:
ni música ni silencios
solo ruido
suelas, voces, sirenas
trenes que se cruzan
que chocan
ruidoquetodoloaplasta
donde pongo lo hallado
no hay palabras nuevas
solo palabras enfermas
oriundas de ningún país
donde pongo lo hallado
-dóndedóndedónde-
hay
una playa y no hay espuma
hay
una playa y no hay caracoles ni amatistas
hay
una playa y no hay arena
hay
una playa que no es una playa
no hay una playa
-¡ay!-
ni una sola.

lunes, marzo 03, 2008

pinta vincent


pinta vincent
sobre la tela virgen
el relampago azul que cruza sus ojos
esa mirada mortecina que es
el principio mismo de la tempestad
pinta
pinta
pinta
nubes negras
nubes de cuervos y jejenes
abismales mareas de trigo
que le salen por la boca y los oidos
pinta
todo el alrededor
un tsunami amarillo que asfixia
un cielo plomiso que lo amenaza con derrumbarse
sobre su sien
pinta
pinta
pinta
detras del impenetrable trigal
la nerviosa quietud de la tormenta

pinta Vincent
el rugido imponente de los truenos
el debil sabor salado de las primeras gotas
el frio y la humedad
sobre su piel afiebrada
pinta
pinta
pinta
ese resplandor incierto
alla a lo lejos
en donde su destino lo aguarda impaciente
en aquel lugar
en el que nacen las tormentas
y merodea la rapiña

pinta vincent
pinta
pinta
pinta
con las manos sangrando de apartar espigas
pinta
un camino donde no hay camino
una alfombra de hierva nueva
naranja y verde
pinta
pinta
pinta
una ruta de escape a campo traviesa
entre espinos y zarzas
entre maleza y escombros
un sendero oculto
que se dirige hacia aquel lugar
incierto
que vincent pinta pero nunca
alcanza a vislumbrar por su ventana

porque se encuentra justo alla
al final de su última esperanza
donde una avalancha de trigo
lo devora todo en un instante
donde nacen las tormentas
y la rapiña impaciente
sobrevolando
merodea

jueves, enero 17, 2008

Rumbo al NOA y al 2008

Hola! Que tal lectores? Luego de prolongada ausencia y de un 2007 muy irregular les informo por si no lo sabian que se me esta complicando sustentar este espacio. No es que tengo produccion para subir, aunque claro, tengo menos que antes. Encima el primer mes del año no empiezo con el pie derecho en pos de corregir mi inconsistencia: Me voy desde mañana 18/1 hasta dentro de 1 mes 18/2 y no creo subir ningun update en esas fechas.

Espero poder al menos cuando regrese actualizarlo con varias cosas que se me fueron acumulando desde el año pasado y con nuevo material en el que estoy trabajando. Fue un año de mucho trabajo, y de grandes progresos. El 20/12(mi cumpleaños 20!) lei frente a un publico considerable por primera vez varios textos de mi autoria. Además la serie de la que forman parte varios textos de este espacio, "Nosotros Nunca", muy pronto va a ser publicada en forma independiente por "Siempre de viaje" el taller al que asisto desde hace ya 2 años.

En fin, no los aburro mas y como es tradicion en este blog con cada viaje, los dejo con una cancion muy bonita que se gano su lugar. A mi regreso no se pierdan mi nuevo y no tan nuevo material! Nos estamos viendo!!

Sea - Jorge Drexler

Ya estoy en la mitad de esta carretera
tantas encrucijadas quedan detrás.
Ya está en el aire girando mi moneda
y que sea lo que sea.

Todos los altibajos de la marea,
todos los sarampiones que ya pasé.
Yo llevo tu sonrisa como bandera
y que sea lo que sea.

Lo que tenga que ser, que sea.
Y lo que no por algo será.
No creo en la eternidad de las peleas,
ni en las recetas de la felicidad.

Cuando pasen recibo mis primaveras,
y la suerte este echada a descansar,
yo miraré tu foto en mi billetera,
y que sea lo que sea.

Y el que quiera creer que crea,
y el que no, su razón tendrá.
Yo suelto mi canción en la ventolera,
y que la escuche quien la quiera escuchar.

Ya esta en el aire girando mi moneda
y que sea lo que sea.
Se produjo un error en este gadget.