miércoles, octubre 08, 2008

Ophidia

vuelve
como la sangre que regresa
al cuerpo de un muerto
al cabo de una era
se arrastra por debajo
en círculos lentos y pegajosos
tiene piel de cobra
áspera
escamosa
sus ojos blancos de rabia
es inaprensible
como un montón de fragmentos
filosos
un torrente de palabras
como agujas
su mera presencia subrepticia
late
ella es ese dolor que se aferra
hinca sus dientes
y sigue
se esconde detrás de cada frase
es como el beso amargo en la boca
de una medusa
que nunca se termina
permanece inmutable
sin piedad
y al cabo se vá
se vá con la noche y con mi muerte
se vá pero se queda
como un perfume negro
impregnado en la poesía
su rancia efervescencia
supurando cada verso

No hay comentarios.:

Se produjo un error en este gadget.