martes, febrero 13, 2007

loquemepasa

me pasa
que todo me pasa
siempre por al lado
y vos
veloz
que siempre te estás yendo
cuando recién acabás de llegar
me pasa
que todo se me resbala
se me derrite
se me escurre
como el agua
por un colador

pero la piel se queda
el hueso la carne
el corazón del asunto
se quedan
y los instantes
como escenas de una sitcom de bajo presupuesto
repetida hasta el cansancio
se quedan
y yo mismo me quedo
y observo
mero espectador repetido
y nada absolutamente
nada más
siempre desde este afuera
que no es nunca
ni el primero ni el último
y el después
(figurita repetidísima)
que tanto se parece al antes
y el ahora que transcurre
y se escurre
y nunca es ahora
que nunca es siquiera

y todo esto ergo
un embrollo filosófico de aquellos
porque al final
lo que pasa
es que nada me pasa
que todo me pesa
y yo sigo igual

miércoles, febrero 07, 2007

Buscando

Cancion nueva, retorno de la banda, pronto fecha. Muchas noticias, pero poco nuevo. No se si me explico, y si no lo hago mejor, de eso se trata.

Uy se me escapo algo;

-Talita te llama Manú -dijo Oliveira, agitando la mano como si quisiera desprenderla del brazo.
-Las diferencias entre vos y Talita -dijo Traveler- son de las que se ven palpablemente. No entiendo por qué tenés que asimilar su vocabulario. Me repugnan los cangrejos ermitaños, las simbiosis en todas sus formas, los líquenes y demás parásitos.
-Sos de una delicadeza que me parte literalmente el alma -dijo Oliveira.
-Gracias. Estábamos en que yerba y clavos. ¿Para qué querés los clavos?
-Todavía no sé -dijo Oliveira, confuso-. En realidad saqué la lata de clavos y descubrí que estaban todos torcidos. Los empecé a enderezar, y con este frío ya ves... Tengo la impresión de que en cuanto tenga clavos bien derechos voy a saber para qué los necesito.
-Interesante -dijo Traveler, mirándolo fijamente-. A veces te pasan cosas curiosas a vos. Primero los clavos y después la finalidad de los clavos. Sería una lección para más de cuatro, viejo.
-Vos siempre me comprendiste -dijo Oliveira-. Y la yerba, como te imaginarás, la quiero para cebarme unos amargachos.
-Está bien -dijo Traveler-. Esperame. Si tardo mucho podés silbar, a Talita le divierte tu silbido.

(Rayuela, Capitulo 41)



Bueno ahora si, la cancion.


Buscando

Hoy se disfrazo de hierro y plomo el amanecer
la luz opaca entro por la ventana y desperte
Atrapado en este cuento sin final
Despertame sin sentir el despertar
Latiendo sin pena ni corazon


Y una sola cosa recorde bien como hacer
Como buscar y buscar y nunca entender porque
Esperarte pero sin dejar de andar
Buscarte y buscarte solo por buscar
Busco mi escalera directo al sol


Busco eso que llaman derecho de ciudad
que las calles ya no me lastimen al pisar
que mi nombre cierto dejen de llover
que me digan en que tiempo te escondes
busco mi escalera directo al sol

Busco el tacto tibio de mis dedos sobre otra piel
Esa chispa que anda faltando para arder
Ese fuego que me encienda el corazon
Intentando en vano hallar una razon
Busco mi escalera directo al sol

Busco un tono nuevo para huir hacia el papel
Esa voz que luego reinvento una y otra vez
Escribir hasta aceptar que no hay verdad
Ceder sin reparos a la soledad
Busco mi escalera directo al sol

Y si cada blanca gaviota que se posa
luego abre sus alas y se va
Y si el tiempo se escurre entre mis dedos como arena
que nunca puedo agarrar
Cuanto mas podre virvir esta distancia
Si ni las palabras por si solas alcanzan
Para encontrar un sueño en mi placard

Busco estar un poco aunque sea un poco mas aca
que algun ciego generoso me enseñe a mirar
Protegerme de este frio temporal
A traves del rio llegar hasta el mar
Busco mi escalera directo al sol
Se produjo un error en este gadget.