domingo, mayo 31, 2009

épilogo

Necesitabamos un final así, tragico, terrible. Mienten las peliculas rosas y los cuentos con moraleja, los finales felices no existen. Son solo principios de historias que quedan sin contar. Los puntos suspensivos, lo que no se dice para que los chicos salgan del cine con una sonrisa.
En un autentico final siempre hay algo que se quiebra. Los pedazos son filosos, imposible volver a reunirlos en el orden preciso. Un autentico final es siempre un único punto. Definitivo, inapelable nos dice: hasta acá se escribió una historia. Y por lo bajo nos esta queriendo decir: a partir de ahora el olvido.

1 comentario:

ENERGIA VITAL dijo...

me acariciò el alma

Se produjo un error en este gadget.