martes, marzo 21, 2006

El pastor de Sombras

Hola de nuevo lectores, en esta ocasion tengo para ustedes un texto muy interesante que estuve trabajando en el taller al que ya empece a ir y con el que estoy muy feliz y a gusto. Agradecimientos a los textos de Manuel(compañero de taller) y a Julia K. (jejej correcion debido a un pequeño malentendido :P ) que me sirvieron de inspiracion y me ayudaron a mejorarlo. Y a Karina por sus acertadas correciones :)

PD: Es la primera vez que hago agradecimientos, pero prefiero eso que un juicio por derechos de autor :)

Saludos y hasta la proxima entrega!

El pastor De Sombras

Andando entre los confines del infinito vá. Alto, siniestro, de porte espectral y misterioso, viste un remendado albornoz azul que le cubre todo el cuerpo, y oculta su rostro como un velo. Hay quienes dicen que sus facciones son de una belleza enloquecedora, con la piel oscura y pálida, con un color y texturas similares a las del cielo nocturno, y de ojos brillantes, como dos estrellas polares. Otros dicen que es aterradoramente horrible, cadavérico y con una ancha sonrisa macabra, con dos grandes llamas ardiendo en lugar de globos oculares, tan aterrador, que es capaz de paralizar de miedo a quien lo mire, sumiéndolo en un estado de perpetua petrificación, como quien enfrenta a la misma muerte a la cara y ya no puede salir nunca de esa visión tan tenebrosa.
Camina erguido y con paso zanquilargo, empuñando un ancho y nudoso bastón de madera, abriéndose paso entre tantos sitios que no alcanzaría ni la humanidad entera como testigo, a enumerarlos con suficiente precisión
Su siniestra presencia se pasea Entre calles, callejones y basurales de la ciudad marchita, por entre pastizales diáfanos y recónditas cuevas ocultas, a través de medanos y arenas de playa brillando a la luz de la luna.
Se infiltra en las habitaciones sin ventanas, debajo de los parpados bien cerrados, en lo más profundo de las almas heridas, en el costado más recóndito de los corazones que ya no tienen fuerzas para vislumbrar el mañana
Su paso nace allí, en el fondo de los pozos sin fondo en la entrada de los túneles sin salida, debajo de la tapa de mil cajas polvorientas y en el interior oscuro de todos y cada uno de los armarios sepulcralmente cerrados.
Su rebaño es inmenso, inconmensurable. Cuando se hallan bajo el ardiente sol, se deslizan sigilosas usurpando arbitrariamente los contornos y los pasos de cualquier objeto, persona o animal alrededor de donde se encuentren. Como siluetas deshilachadas, sin relieve, bidimensionales e impalpables, Se arrastran por el suelo aferrándose a un aleatorio andar incierto, hasta encontrar refugio en algún rincón olvidado, donde la penumbra lo abarque todo. Allí, a orillas de un caudal metafísico, tan calmo que parece revestido de terciopelo azul, se detienen a beber de sus aguas crepusculares, y una vez saciada su sed., reemprenden nuevamente su incansable marcha circular, eterna.
Otras veces, cuando la incandescencia amenaza con una extinción letal y espontánea, adoptan formas un tanto mas desesperadas, mucho más intangibles y peligrosas. Se cristianizan en angustia, en miedo, en dolor, en desolación, en odio, en rencor, en recuerdo de días lejanos, que vuelven a la memoria como proyecciones lúgubres del pasado y entre sueños en esquirlas resquebrajados y lágrimas secas van haciendo de su viaje una huella imborrable.
Insaciables, Se mueven tan veloces y dispersos que a cada instante que pasó cuando uno mira hacia atrás para darse cuenta, están ya en un lugar distinto. Al compás de la mismísima luz blanquecina y su recua de rayos multicolores, pero en el sentido opuesto, hacia donde quiera que ella no esté, pues en el fondo, en el mas profundo y antiguo de los antagonismos siderales, ambos se temen y respetan y saben que la existencia del uno esta insoslayablemente atada a la del otro y que el menor enfrentamiento podría tener consecuencias impredeciblemente fatídicas
Después de todo, El es un pastor, pero no un pastor ordinario. El es el pastor de sombras y su presencia poderosa se mantiene oculta a la simple vista, pero no pasa nunca desapercibida allí, en cada sitio donde un halo de invisible de luminosidad oscura “(des)alumbra” de una manera peculiar, distinta, el alrededor, ocultando de nuestra visión lumínico-dependiente la certeza de la imagen , pero deleitando a nuestros sentidos ocultos, con el placer de inventar y descubrir colores ficticios, formas insospechadas, contornos sin principio ni desenlace, dibujando realidades sobre el perpetuo tapiz azabache de las penumbras , que existen pero que no existen a la vez mas que en nuestra propia retina. El pastor de sombras es el pastor y a su vez es el rebaño, es todo lo que permanece tenebroso, opaco e imperceptible mientras que la oscuridad prevalece impertérrita tras de los cristales, tras las pupilas traslúcidas. Pero también es toda sensación deliciosamente amarga, tenebrosamente bella, que se pierde una vez que la luz se enciende con esa rabia salvadora, destructiva

5 comentarios:

Soledad dijo...

Joaquin: En primer lugar gracias por haber visitado mi blog!. Te admiro por lo que escribis, y porque compartirmos ese mundo tan especial donde reinan las palabras.!
Que lindo es encontrase con gente revolucionaria, distinta.
Saludos
Sole

Anónimo dijo...

El Pastor

Hijo del viento. Mi sangre es la tierra. El mundo no sabe de mi ni yo de él. Deambulo por las montañas con mis cabras flacas, pero no estoy perdido. Forzado a errar por las montañas con mis legiones de hijos, condenados a tener una existencia miserable como la mía, lo único que puedo hacer es ver el perenne paso del viento. Vivo en la resignación. Mi sangre es la tierra, y como tal, tan sólo puedo descomponerme en polvo y volar con el viento.

¿como es q salio de esto tu cuento?
esta muy bueno igual.. :P

Gery dijo...

hola hippie!!! como va?
bueno yo ak en el trabajo... haciendo nada ahora, recien termine de almorzar...
y decidi pasar por aki!
tipo no lei el post, la verdad q para ponerme a leerlo concentrada tengo q tar en ksa, ak hay ruido y blah, pero prometo q lo leere!

Mmmm me encanto ayer cuando hablamos lo emocionado q sonabas hablando del unplugged de oasis!
Moriiiiiiiiii! jaja si son los mejores =)
y no digan q noooooooo!
Tan lindossssssss y hace tan solo 12 dias los vi... muero por volver a verlos, ah y lastima q no te vi en el recital :(
Pero bue...
suert hippie!
besotesssss
aiossssss

SOLCLARO dijo...

Joaquin, escribes muy bien tu lectura nos lleva de la mano hasta el punto final.
Me gusto tu forma de hacerlo. estaré en tu blog.

saludos desde México :-)

Alma

Karina Macció dijo...

Joako, gracias por las gracias! Pero el mérito es absolutamente tuyo. Este texto tiene una mezcla de colores tan extraña! Me hacés pasear por diversos lugares. Muy bueno.
besos
K

Se produjo un error en este gadget.